La información asociada al herbario volcada en bases de datos.
Iniciada por el propio Miguel Lillo actualmente reúne un total de 1719 ejemplares de Argentina, Bolivia, Chile y Paraguay.
Una colección científica que permite mostrar la diversidad vegetal, estimar impacto en hábitats y documentar estudios aplicados.