Alberga un total de 45.000 ejemplares de algas, helechos, hongos, líquenes y musgos. Sus inicios se remontan en la década del 30 con la primera colección de helechos realizada por el sabio Miguel Lillo.