Tres novelas tucumanas

Portada Tres novelas tucumanas
Diseño: Sebastián Rosso. Imagen: Fotografía de tres damas bajo los sauces en San Pedro de Colalao.
2016
Stock:

Fruto vedado de Paul Groussac. / Chavela (novela histórica argentina) de Jorge Söhles. / Fruto sin flor de Juan B. Terán.

De la parva lista de novelas ambientadas en Tucumán, que aparecieron entre las dos últimas décadas del siglo XIX y las tres primeras del XX, se eligió tres para compilarlas en este tomo: Fruto vedado (1884) de Paul Groussac, Chavela (novela histórica argentina) (1903) de Jorge Söhles y Fruto sin flor (1921) de Juan B. Terán. Obras agotadas desde hace mucho, cada una de ellas tiene un interés que justifica su rescate.

La primera está cargada de elementos autobiográficos; la segunda discurre en torno a un auténtico comance local de la época rosista y la tercera ofrece un cuadro de la vida provinciana en el primer decenio del siglo XX.

Reseña:

De las muchas novelas ambientadas en Tucumán, se eligió tres para compilarlas en este octavo tomo. Fruto vedado (1884) de Paul Groussac; Chavela de Jorge Söhle y Fruto sin flor de Juan B. Terán. En Fruto Vedado es fácil advertir las referencias autobiográficas y, en cuanto a los personajes y el escenario, la acción se sitúa obviamente en Tucumán. En cuanto a Chavela, su autor es el rosarino Jorge Söhle quien conoció de labios de su abuela materna muchos relatos de las guerras civiles. Es una historia que transcurre en Tucumán en tiempos de Alejandro Heredia y de la coalición antirrosista que se formó después de su muerte. El núcleo es un romance entre el joven Pedro Rodríguez e Isabel Oyuela. Finalmente, Fruto sin flor, única novela de Juan B Terán, cuenta la historia de dos familias de industriales azucareros. Sin nombrarlo, su escenario es Tucumán, en suma, el tomo ofrece tres producciones literarias de difícil acceso y cargadas de elementos interesantes. Se trata de un aporte concreto a la historia de nuestra cultura.

Contenido