ATENCIÓN: PLANTA TÓXICA EN TUCUMÁN

El 21 de abril de 2014 el Servicio de Toxicología del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, solicitaron a la Cátedra de Farmacobotánica de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, por medio de un correo electrónico, la identificación botánica de la planta que aparecía en las fotos (Figuras 1A, 1B). El Dr. Marcelo Luis Wagner (Titular de Cátedra) junto a su equipo concluyeron que se trataba de un ejemplar de Senna occidentalis (L.) Link. (Fabaceae).

 

Simultáneamente, el Dr. Martín Sirombra de la Cátedra de la Facultad de Cs. Naturales e Instituto Miguel Lillo de la UNT recibió una consulta similar por parte del Dr. Lorenzo Marcos médico de terapia intensiva del Hospital del Niño Jesús donde refería que una niña de 3 años vecina de Aguilares, Monte Rico, según afirmaban sus padres comió semillas de esta planta identificada como Cassia occidentalis (“cafetillo”), sobre la cual contaban con pocos datos respecto de su acción tóxica. La paciente presento rápidamente signos de insuficiencia hepática con hepatitis fulminante. Marcadores virales negativos. Se derivó para transplante hepático pero lamentablemente falleció.

A posteriori (30-IV-2014) nuestra colega la Dra. Silvia Martinez De Marco nos comentó que su hermana, la Dra. Mónica Martínez De Marco (bioquímica del Hospital de Pediatría S.A.M.I.C. “Prof. Dr. Juan P. Garrahan”) había recibido derivaciones producidas desde el Hospital de Niños de Tucumán. Los pacientes llegaron con falla hepática fulminante y fallecieron a los pocos días. La madre del segundo niño cuenta que habían consumido "chaucha ponzoñosa". La Dra.Martinez De Marco relató, además, que se produjo otra intoxicación infantil en la provincia de Formosa pero lamentablemente, dada la gravedad que revestía el caso, no se justificó la derivación.

Con la información extendida por los padres y otros colegas las Dras. Graciela I. Ponessa y María Inés Mercado del Instituto de Morfología Vegetal de la Fundación Miguel Lillo de Tucumán corroboraron la determinación de Senna occidentalis (L.) Link. (Fabaceae).

Por lo expuesto y la gravedad que representa la intoxicación por la ingesta de esta planta, consideramos que se debe alertar a la población tucumana. Los padres deben cuidar a sus niños cuando juegan con plantas cuidando que no las ingieran.

Se debe considerar que dependiendo de la dosis y la forma de consumo muchas plantas pueden resultar tóxicas o medicinales. En el caso particular de Senna occidentalis:

 

Familia Fabaceae

Subfamília Caesalpinioideae
Senna occidentalis (L.) Link

Es una hierba nativa de la República Argentina que habita desde los 0 a 500 metros. Se encuentra en las provincias de Córdoba, Entre Ríos, Misiones, Salta, Santiago del Estero y Tucumán. En los países limítrofes de Brasil y Paraguay.

Nombres populares

Bicho de café”; “brusca”; “busaca”; “café de rusca”; “cafecillo”; “cimarrón”;”moquillo”; “yerba de murciélago” “chaucha ponzoñosa”.

Descripción botánica

Son hierbas robustas o subarbustos de 0,4 – 1,2 m de altura, de olor intenso desagradable y flores amarillas, con pelos no visibles a simple vista.

 Hojas compuesta de 11 – 25 cm de largo; folíolos 4 ó 5 pares por hoja. Los del par distal lanceolado - ovado - acuminados, 4,5 – 10 cm de largo y 1,3 – 3,5 cm de ancho; nectario 1 (2), subgloboso, un engrosamiento en forma de cojinete en la base del folíolos y que, por variaciones en la turgencia de sus tejidos,  puede provocar cambios de posición o movimientos de las hojas (pulvínulo), raquis 6 – 14 cm de largo, pecíolos 25 – 50 mm de largo, con una estructura, usualmente laminar, que se forma a cada lado de la base foliar (estípulas) triangulares o lanceolado-acuminadas, 4,5 – 12 mm de largo, que se caen tempranamente. Inflorescencias en racimos, axilares, pedúnculos 0,1 – 0,6 cm de largo, abrazados por un pedículo folioso con nectario rudimentario, racimos con 2 – 5 flores, eje hasta 0,5 cm de largo, pedicelos maduros 8 – 18 mm de largo; sépalos gradualmente distintos, los internos 6,5 – 10 mm de largo; corola zigomorfa, pétalos heteromorfos pero subiguales en longitud, 12 – 16 mm de largo; anteras de los 2 estambres abaxiales largos incurvadas, 5 – 6,5 mm de largo, rostradas; estilo 3 – 4,5 mm de largo, óvulos 40 – 60. El fruto es una legumbre aplanada, de 10 a 15 cm. de largo, café oscuro a negro; las semillas son ovadas y cafés, con un ápice puntiagudo; Se reproduce por semillas. (Figuras 1C, 1D, 1 E).

Sinónimos: Cassia caroliniana Walter, Cassia ciliata Raf., Cassia falcata L., Cassia foetida Pers., nom. illeg., Cassia macradena Collad., Cassia obliquifolia Schrank, Cassia occidentalis L., Cassia occidentalis L. var. aristata Collad., Cassia planisiliqua L., Cassia planisiliqua Lam., nom. illeg., Cassia plumieri DC., Senna occidentalis (L.) Roxb., comb. superfl., Ditremexa occidentalis (L.) Britton & Rose ex Britton & Wilson

Usos -Parte utilizada: raíces, hojas y semillas tostadas.

S. occidentalis fue utilizada tradicionalmente como medicinal por tribus americanas, indianas y africanas, como tónico, febrífugo, estomáquico, antiespasmódico, purgante y antimalárica. En medicina indiana es considerada una importante droga para el tratamiento de problemas hepáticos e infecciones cutaneas (Bardhan y col., 1985; Jain y col., 1998; Tona y col., 2004; Viegas Jr y col., 2006; Noelli, 1998).

Las semillas tostadas poseen actividad febrífuga, emenagoga, laxante y diurética; se
emplean además en el tratamiento de indigestión, dispepsia y
enfermedades prostáticas, se ha repostado su uso como sustituto del café. Las semillas sin tostar son empleadas como purgante y en forma de cataplasma en el tratamiento de edemas, golpes y enfermedades de la piel (Lombardo M. y col., 2009; Bernal H. y col., 1990; Girón L. y col., 1991; Girach R. y col., 1994).

La primera edición de la Farmacopea Brasileira (Silva, 1929) cita el empleo del extracto de raíz como tónico depurativo.

Las hojas son utilizadas como cataplasma para el tratamiento de varicela, sarampión, eczemas e infecciones fúngicas (Correa, 1926; Ogunkunle  y Ladejobi, 2006; Fenner y col., 2006). Sus hojas son utilizadas para pescar ya presentan sustancias hidrosolubles ictiotóxicas (Teske y Trentini, 1994).

Las semillas tostadas y molidas son utilizadas como substituto del café para elaborar una bebida conocida como “café de Senegal”.

Constituyentes químicos.

Antraquinonas se hallan presentes en todas las partes de la planta.

En las semillas se encuentran lípidos, carotenoides, tocoferoles, aminoácidos,
carbohidratos, alcaloides, saponinas, taninos, mucílago y aceites fijos. Contiene n
además acroseína, leucoindigotina, reína, aloe-emodina, crisofanol, galactomananos, y toxoalbúmina, xantona (casiolina), ß-sitosterol, derivados de 1,4,5-trihidroxiantraquinona (islandicina, helmintosporina, xantorina) y fitostertina (Kudav N. y col., 1974; Aminco A., 1977; Cáceres A., 1996).

Farmacológica

Se han hecho numerosos estudios sobre la actividad antimicrobiana (antibacteriana,
antifúngica y antimalarica) de extractos de diversas partes de la planta obteniéndose diferentes resultados (Vaijayanthimala J. y col., 2000; Perumal R. y col., 2000; Evans E. y col., 2002; Kiuchi K. y col. 2002; Chukwujekwu J. y col., 2006).

Los extractos de las semillas en acetato de etilo, hexano y metanol, poseen actividad antioxidante. La fracción proteica con actividad tóxica, aislada de las semillas, presenta actividad inmunomoduladora en ratones, suprimiendo la respuesta inmune humoral de los animales a los antígenos T dependientes (Franca S. y col., 2005).

Toxicidad

Todas las partes de la planta presentan toxicidad, pero la semilla es la más peligrosa.

Según algunos autores, toxoalbuminas, alcaloides y antraquinonas serían los compuestos químicos responsables de la tocxicidad de las semillas de S. occidentalis (Moussu, 1925; Kim y col., 1971; Kean y col., 1971) siendo el mecanismo de acción propuesto por O’Hara y Pierce (1974) el desacoplamiento de procesos bioquímicos involucrados en la fosforilación oxidativa mitocondrial. Según Haraguchi y col. (1998), una diantrona sería uno de los principales constituyentes tóxicos, siendo responsable de la miopatía mitocondrial.

La información sobre toxicicidad de S. occidentalis en humanos es escasa. Vashishta y col. (2007) demostraron una asociación entre el síndrome de hepato-mioencefalopatia infantil y el consumo accidental de semillas de esta planta. Sin embargo otro estudio sugiere que no existe riesgo para los consumidores de bebidas de la semilla tostada ya que el factor tóxico es elimido en el proceso de torrificación (Medoua y Mbofung, 2006).

Por otro lado, diversos trabajos refieren a la toxicidad de esta planta en animales. La ingestión por tiempo prolongado de pequeñas cantidades de las semillas sin tostar causa reacciones tóxicas incluyendo degeneración muscular, mitocondrial y muerte (Tropical Plant Database, 2006).

El tegumento seminal (cubierta de la semilla), causó atrofia muscular severa en pollos tratados con dosis al 1% (Haraguchi M. y col., 1998). El endospermo (tejido nutricio de la semilla) administrado por vía oral a conejos causa la muerte, produciendo degeneración mitocondrial, acumulación lipídica, degeneración miofibrilar y miocitolisis ( Gupta D. y col., 1975; Tasaka y col. 2000).

Las semillas secas administradas a caballos por vía oral en dosis variables, presentaron letalidad. (Martín B. y col., 1981). La administración al ganado en dosis de 21,5 % ocasionó efecto tóxico. (Bath R y col., 1990; Barth A.T. y col,. 1994). La administración de las semillas a perros, por vía oral, ocasionó un efecto tóxico general (Mossu R., 1995).

Barbosa-Ferreira M. y col. 2005 administraron durante dos semanas semillas a ratas en dosis del 1, 2 y 4%, obteniendo degeneración de musculo esquelético y cardiaco, degeneración de células hepáticas, renales y muerte.

Algunos autores han reportado brotes de envenenamiento con Senna occidentalis en ganado de pastoreo (Marrero E. y col., 1998; Barros C. y col., 1999).

La administración de las semillas a pollos, en la dieta, a una dosis de 1,0 % a 4%, causó un efecto miodegenerativo (Haraguchi M. y col., 1998; Cavaliere M.J., 1997).

En el Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional de Colombia se realizó el estudio de toxicidad aguda oral del extracto etanólico de las semillas tostadas y no se observaron hallazgos clínicos significativos que puedan estar relacionados con la administración del extracto, dosificado a 2000 mg/Kg. Se presentó, sin embargo, vacuolización renal en el 33 % de los animales que puede ser una alteración patológica relacionada con la toxicidad.

 

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.