Botánica

Las actividades de esta dirección se inician en 1931, tras la muerte del Dr. Miguel Lillo, y se organizan en torno a su legado Botánico

Tiene cuatro institutos y tres laboratorios en los que se desarrollan 65 proyectos. 

Sus actividades se desarrollan en torno a su enorme legado botánico: los herbarios Fanerogámico y Criptogámico, que son reconocidos tanto por la diversidad de sus especies como por la gran cantidad de países que están representados en sus ejemplares, además del enorme valor histórico y la antigüedad de muchos de ellos. Algunos, incluso, fueron recolectados por el mismo Dr. Miguel Lillo (hasta sus etiquetas están escritas de su puño y letra) y datan de 1880. 

El Herbario Fanerogámico, por la cantidad de ejemplares únicas en el mundo de aproximadamente 721.000, se considera el mayor de toda América del Sur.